Filosofía: la muerte

Filosofía: la muerte

Solo hay lamentos que engendran la rivalidad de las virtudes en pos de mejorar u optar el vivir libre, o vivir anclado a un ser que, simplemente te oprime y devasta toda ilusión concebida en alguna etapa de la vida. En ese estar transitorio de felicidad. No simplemente es hablar de teología o filosofía de vida, también es hablar de la sencillez de las acciones. En la honestidad única de vivir para trabajar, o trabajar para vivir. No hay doctrina alguna que nos incite a la repugnancia de ser esclavos vitalicios por tendencias ideológicas o costumbres ancestrales. Pues, hasta un indio americano, vive el sueño americano.

¿Qué es la muerte? Preguntó un niño. Y sin más, alguien contesta: La muerte, es la cúspide de la vida. Sin ella, el ser humano pierde su esencia. Nadie escapa del amor ni de la muerte.

Podría ser borrascoso, tales palabras. Quizá, muy pocos lo conciban, pero la vida y la muerte, son conceptos símiles en el proceso evolutivo de todo ser humano.

Pues,bien, la muerte, esta palabra que muchos oprimen por temor a ser víctimas de su poder conceptual, es la que por varios instantes de nuestra vida, hizo de nosotros seres con mayor humanidad. El temor a morir, hizo de hombres un ejemplo digno de seguir viviendo. Por lo cual, el deseo de vivir no es suficiente, no se trata de justificar el aire que respiramos, o justificar lo injustificable, se trata de no ser esclavos sentimentales o laborales, ya que no existe hombre mujer o empresa imprescindible para seguir viviendo, es más, hay muchos pobres infelices que muren en vida por aferrarse a un ser que por naturaleza es imperfecto. Y eso, no tiene perdón o justificación.

La muerte, llegará, pero cuando llegue, quizá no esté preparada para jugar al cazador por temor a ser cazado. Somos lo que somos, sentimos lo que sentimos, y así como la vida muere, la muerte cobra vida.

No hay peor lamento que el seguir muriendo sabiendo que aún te resta vida.

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: